Fuerte de San Telmo y el Museo Nacional de la Guerra

Un Museo ubicado dentro de un monumento: esto es el Fuerte de San Telmo y su Museo Nacional de la Guerra. Situado al final de Valeta, el Fuerte ha desempeñado un importante papel estratégico en la defensa de Malta: de hecho, ubicar aquí el Museo de la Guerra es muy adecuado dado que el fuerte fue protagonista de uno de los más sangrientos eventos en la historia de Malta: el gran asedio de Malta en 1565.

Historia del Fuerte de San Telmo

Si miras el mapa de Malta podrás ver el Fuerte de San Telmo situado al final de la península en la que se encuentra Valeta, originalmente conocida como península de Sciberras: ya en la Edad Media los aragoneses erigieron una torre de vigilancia dedicada a Erasmo de Formia, cuyo nombre se deformó primero como Ermo y luego Elmo, que es el protector de los marineros. La posición estratégica de la zona aumentó durante el Renacimiento, cuando el alcance de los cañones se agrandó al punto de poder controlar el acceso a las dos bahías ubicadas a los lados, la Bahía Grande y la Bahía de Marsamuscetto.

Cuando los Caballeros de la Orden de San Juan llegaron a Malta, comprendieron de inmediato la importancia estratégica de la península de Sciberras y trabajaron para fortalecer el puesto existente y tras algunos ataques e incursiones de piratas berberiscos los Caballeros decidieron construir un fuerte más grande en el lugar en que estaba la torre aragonesa.

La nueva fortaleza se completó solo unos meses antes del Gran Asedio de 1565: sus muros modernos fueron diseñados de acuerdo con los últimos avances en ingeniería militar y, de hecho, resistieron los asaltos y bombardeos otomanos durante más de un mes, lo que provocó graves pérdidas entre los otomanos, incluida la mitad de su infantería de élite, los jenízaros. Tras la victoria final de los Caballeros y gracias a las contribuciones de los soberanos de toda Europa, se planeó la fundación de una ciudad fortificada en la península de Sciberras, Valeta. Y también se reconstruyó y expandió el fuerte.

entrada de la
entrada de la «Porta del Soccorso»

El Fuerte de San Telmo sufrió nuevas modificaciones y adiciones a lo largo de los siglos, principalmente durante el gobierno británico, para mantenerlo en sintonía con los progresos en ingeniería militar. En 1975 el fuerte volvió a manos maltesas quienes poco después decidieron convertirlo en un museo que abrir al público. Gran parte del fuerte está abierto al público. Desde las murallas se puede disfrutar de magníficas vistas desde todos los ángulos: las Tres Ciudades, ValetaSliema.

El desfile de la Guardia

Se trata de una recreación histórica, con alrededor de cincuenta extras, que generalmente se lleva a cabo un domingo al mes en el Fuerte de San Telmo y representa la inspección de la guarnición realizada por el Alguacil de los Caballeros de Malta, con ropa y trajes de la época de 1600. La recreación, que dura 45 minutos, es ciertamente muy pintoresca y vale la pena acercarse a verla durante el domingo.

El Museo Nacional de la Guerra

El Museo se encuentra en algunas de las habitaciones ubicadas en el interior del Fuerte, ofreciendo un itinerario temático sobre la historia de Malta desde la prehistoria hasta la actualidad. El museo está dividido en siete grandes áreas, con placas en inglés, organizadas para explicar las diversas vicisitudes de la historia maltesa. El material audiovisual presente en el museo está en inglés, pero también puede entenderse todo sin saber inglés.

Museo nacional de la guerra de Fuerte San Telmo a Valeta
recorrido histórico en el museo

La colección más extensa y rica es la que se relaciona con el papel de Malta en la Segunda Guerra Mundial. Las exposiciones incluyen:

  • El avión Faith: al comienzo de la Segunda Guerra Mundial nació la leyenda, fomentada por la propaganda británica, de que Malta estaba defendida solo por tres aviones, los biplanos Gloster Sea Gladiator; fueron renombrados como faith (fe), hope (esperanza) y charity (caridad). Los biplanos lucharon bien contra sus oponentes italianos, ganando mucha importancia psicológica para los malteses. El fuselaje del avión se mantiene dentro del Museo y su historia es sobradamente conocida por los malteses.
  • El jeep Husky: este es el jeep usado por el General Eisenhower durante la preparación para la invasión de Sicilia en Malta. Precisamente el código para la operación fue Husky. El mismo jeep fue empleado por el presidente Roosevelt en 1945 cuando se detuvo en Malta de paso a la conferencia de Yalta.
  • La medalla George Cross: en 1942, tras el enorme daño causado por el bombardeo italiano-alemán, el rey Jorge VI otorgó la medalla a toda la población maltesa por su heroísmo. De hecho, Malta fue uno de los lugares más bombardeados durante la Segunda Guerra Mundial y hubo momentos en que se pensó que la isla se rendiría. La medalla está representada dentro de la bandera maltesa hoy en día: es la cruz pequeña en la parte superior izquierda.
  • El MAS 451: una de las páginas más audaces de la batalla por Malta se llevó a cabo la noche del 26 de julio de 1941 cuando dos lanchas MAS intentaron tomar el puerto de la Bahía Grande y sus numerosas defensas. Aunque la operación terminó en fracaso, el intento italiano impresionó al gobierno británico, que aumentó las defensas en la bahía. Una de los MAS empleados durante la operación fue capturado y aún se conserva en el Museo Nacional de la Guerra. Más información sobre esta operación militar disponible en este artículo (en italiano).

Información útil

Entre las muchas fortalezas de Malta, el Fuerte de San Telmo es la mejor conservada y la que tiene mayor cantidad de cosas que ver, por lo que podrías invertir al menos hora y media en verla con tranquilidad. Los diversos hallazgos que contiene están bien organizados y ofrecen una imagen completa de la historia de Malta: puedes ir allí sin problema incluso con niños, seguramente se divertirán dentro y quedarán fascinados con la multitud de historia y para nosotros es una de las mejores cosas que hacer con niños en Malta. La estructura es accesible para personas con discapacidad y silla de ruedas, aunque llegar al Fuerte requiere cierto esfuerzo dadas las pendientes en Valeta.

Cómo llegar al Fuerte de San Telmo

El Fuerte de San Telmo se encuentra en la parte inferior de la península en la que se levanta Valeta: es suficiente cruzar toda Triq ir-Repubblika, la calle principal de Valeta, hasta el mar. Una vez llegues frente al fuerte, gira a la derecha y recorre cien metros para llegar a la entrada. Hay una línea de autobús que va hasta el fuerte: es la línea 133, y conecta el fuerte con Valletta Waterfront (donde arriban los cruceros) con la estación de autobuses de Valeta y el muelle del ferry a Sliema.

Horario de apertura

El Museo Nacional de la Guerra está abierto desde el 1 de abril al 30 de septiembre de 9:00 a 18:00 y del 1 de octubre al 31 de marzo de 9:00 a 17:00. Los domingos, debido al desfile, el Museo abre a las 12:00 en lugar de a las 9:00. El Museo está cerrado los días 24, 25 y 31 de diciembre, 1 de enero y Viernes Santo.

Entradas

El precio de las entradas para adultos (18 – 59 años) es de 10 €, para niños de 12 a 17 años y mayores de 60 años es de 7,50 € y para niños de 6 a 11 años es de 5,50 €. Los niños menores de 6 años tienen derecho a acceso gratuito. Puedes conseguir un descuento del 50% al presentar la Malta Discount Card: dado que la tarjeta cuesta 25 €, se amortiza prácticamente con visitar el Museo Nacional de la Guerra y el  Palacio del Gran Maestre, que se encuentra cerca. Más información sobre la tarjeta disponible en este artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *