Concatedral de San Juan Bautista en Valeta

La Concatedral de San Juan Bautista es una de las principales atracciones de Malta: es una de las catedrales más grandes del mundo y uno de los principales ejemplos de la arquitectura barroca europea. Adornada por pinturas de Caravaggio y las obras de Mattia Preti. El monumento, como todo en el centro de Valeta, es parte de la UNESCO.

La construcción de la Concatedral fue encargada en 1572 por el Gran Maestre Jean de la Cassiere. Al final de las obras, en 1577, el edificio se convirtió en la iglesia conventual de la orden, reemplazando a la iglesia de San Lorenzo en Birgu. El oratorio y la sacristía se agregaron más tarde, en 1598. Inicialmente, el interior de la Concatedral era modesto, con poca decoración. Sin embargo, en el siglo XVII, el Gran Maestre Cotoner ordenó su reestructuración interna para equipar a la Orden de los Caballeros de una iglesia que pudiera competir con el esplendor de Roma. La dirección de las obras fue confiada a Mattia Preti, quien se encargó de aplicar el estilo barroco al interior. El edificio continuó como iglesia conventual de la Orden hasta que los caballeros fueron expulsados de la isla por los franceses. En el siglo XIX la iglesia fue utilizada para celebraciones oficiales como una alternativa a la catedral del arzobispo de Mdina, convirtiéndose así en Concatedral de Malta.

El exterior de la Concatedral

El exterior es austero y recuerda a una fortaleza en lugar de a un edificio de culto, lo que refleja la formación en ingeniería militar de Cassar y el estilo de los Caballeros de Malta.

La fachada de la Concatedral es muy simple en comparación con la riqueza del interior: la construcción es de estilo manierista, típica de Cassar. La puerta central está flanqueada por dos columnas dóricas, que sostienen un balcón abierto, desde es que el Gran Maestre solía hablar a la multitud en las ocasiones importantes. A los lados de las columnas hay dos nichos vacíos y la fachada está delimitada por dos campanarios que contribuyen a dar simetría al complejo.

Los interiores

En fuerte contraste con la fachada, los interiores están ricamente decorados. El autor principal fue Mattia Preti, quien enriqueció el lugar de culto durante el periodo barroco. Preti pintó las bóvedas de la nave central contando episodios de la vida de San Juan Bautista y la mayoría de los altares laterales que celebran las lenguas habladas dentro de la Orden. Su dominio del claroscuro le da un fuerte sentido tridimensional a las imágenes, que no parecen planas sino reales. La forma en que el artista logró incrustar las fases de la vida del bautista mediante la explotación de las costillas entre un momento y otro es también de gran importancia.

Las tumbas de los Caballeros

El suelo de mármol consta de unas 400 tumbas pertenecientes a miembros de la Orden. Las lápidas están ricamente decoradas con mármol policromado y llevan las enseñas de los Caballeros, episodios de la vida que representan a un solo difunto (generalmente escenas de triunfo en la batalla), así como elementos alegóricos y epitafios. Los restos de los Grandes Maestres están contenidos en una cripta. Entre estos se encuentran dos de los más importantes: Jean de la Valette y Alof de Wignacourt.

Las Capillas laterales

Se crearon nueve capillas en los pasillos laterales de la Concatedral: una está dedicada a Nuestra Señora de Fileremo y las otras ocho están dedicadas a los santos patrones de las lenguas de la Orden. Las lenguas fueron asignadas a las capillas por orden de antigüedad y las predominantes, italiano, francés y aragonés, colocadas cerca del altar.

  • Capilla de la Madonna de Fileremo, también conocida como la Capilla del Santísimo Sacramento. La capilla contenía el icono de la Madonna de Fileremo, en posesión de los Caballeros desde la época de las cruzadas y actualmente en Montenegro: la historia de este icono es toda una aventura (artículo en italiano).
  • Capilla de la lengua de Castilla, León y Portugal, dedicada a Santiago. El retablo es obra de Mattia Preti.
  • Capilla de la lengua de Italia, dedicada a la Inmaculada Concepción y a Santa Catalina de Alejandría. Aquí está el Matrimonio Místico de Santa Catalina, de Mattia Preti.
  • Capilla de la lengua de Francia, dedicada a la conversión de San Pablo. Aquí está la obra Conversión de San Pablo en el Camino a Damasco, de Mattia Preti.
  • Capilla de la lengua de la Provenza, dedicada a San Miguel Arcángel.
  • Capilla de la lengua Anglo-bávara, conocida también como la Capilla de las Reliquias, dedicada a San Carlo Borromeo. Aquí estaban las reliquias en posesión de la orden.
  • Capilla de la lengua de Alemania, dedicada a la epifanía de Cristo.
  • Capilla de la lengua de Aragón, dedicada a San Jorge. Aquí está el retablo que representa el martirio del santo, considerado una de las obras maestras de Mattia Preti. Fue precisamente la realización de este retablo lo que consignó al artista a la iglesia conventual.
  • Capilla de la lengua de Auvernia, dedicada a San Sebastián.

Caravaggio y Mattia Preti en Malta

La mayor contribución a la decoración de la Concatedral de San Juan Bautista fue la dada por el calabrés Mattia Preti. Además de haber pintado las bóvedas del techo con escenas de la vida de San Juan, hizo algunos retablos contenidos en las capillas. Su obra más famosa probablemente sea El Martirio de San Jorge.

Caravaggio no necesita presentación alguna: durante su estancia en Malta, el artista italiano intentó ganarse un nombramiento como Caballero para escapar del arresto de las autoridades papales, pintando numerosos lienzos. El trabajo más importante y conocido es la Decapitación de Juan Bautista, la pintura más grande que ha realizado y la única que lleva su firma, identificable en la mancha de sangre que brota del Bautista. El otro trabajo es San Jerónimo escribiendo. Ambas pinturas se exhiben en el oratorio de la Concatedral.

El Museo de la Concatedral

El Museo de la Concatedral se encuentra junto a la iglesia y contiene importantes obras de arte, incluidos algunos tapices de  Rubens.

La sección del museo está actualmente cerrada por renovación.

Información útil

Dado el particular suelo de la Concatedral, está prohibida la entrada con zapatos de tacón, pero en la taquilla hay disponible un calzado adecuado para su uso en el interior.Por la misma razón, trípodes, bastones y otros objetos afilados están también prohibidos.

Cómo llegar a la Concatedral

La Concatedral de San Juan Bautista se encuentra en la plaza del mismo nombre, junto a Republic Street. La entrada y la taquilla se encuentran en esta calle. Llegar a la Concatedral es bastante fácil, no tiene pérdida.

Para saber qué más ver en Valeta te remitimos a nuestro artículo sobre la ciudad.

Horarios

La Concatedral de San Juan Bautista está abierta al público de lunes a viernes de 9:30 a 16:30 (última entrada a las 16:00) y sábados de 9:30 a 12:30 (última entrada a las 12:00). El domingo está reservado para los servicios religiosos, con 6 misas a las 7:15, 8:00, 9:15, 11:00, 12:00 (de octubre a junio) y las 18:00.

Entradas

El precio de la entrada es de 10,00 € para los adultos, 7,50 € para los mayores de 65 años y estudiantes con tarjeta acreditativa, mientras que los niños menores de 12 años pueden ingresar gratis si van acompañados de un adulto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *